Singular colonia de jutías congas en la Ciénaga de Zapata

Este un reportaje que escribí hace algún tiempo; pero hoy desempolvando el baúl de los recuerdos lo encontré y quiero regarlarselo a los internautas que amen, al igual que yo, la naturaleza y todo lo que en ella habita. Claro sin desconocer la inmensa dedicación de hombres como Sandalio. No les digo más y los dejo con el trabajo.

Posturas graciosas, hábitos desenfadados, camaradería y en ocasiones un poco de rivalidad describen con bastante acierto a la colonia de jutías congas que habita el patio de Sandalio Ramírez del Toro, en el sureño municipio Ciénaga de Zapata –200 kilómetros al sudeste de la capital del país–, en la provincia de Matanzas.
La historia comenzó hace trece años cuando uno de los hijos de Sandalio trajo cuatro pequeñas jutías a la casa, dos hembras y un macho.

Desde entonces, el número de animales se incrementó considerablemente y cuenta con algo más de 150 jutías de uno y otro sexo. Según afirma el propio Sandalio, en aquel entonces nadie pensó que estos curiosos animalitos serían parte importante en la vida de esta familia matancera.
Para Sandalio no hay nada mejorar que compartir la mayor parte del tiempo junto a las jutías. Vela con sumo cuidado por cada detalle: la comida, el descanso, las crías. Y qué decir cuando alguna de ellas enferma o se muestra inquieta o alterada en su comportamiento diario. Nada escapa a perspicaz mirada del criador.

El patio de Sandalio se ha convertido en un lugar de tránsito obligado para quienes visitan la zona.
Si algo resulta en extremo curioso es ver cómo se agrupan las jutías a la hora de comer. Paradas en dos patas, estos singulares mamíferos roedores, criados en cautiverio, arrancan las hojas para luego llevárselas a la boca. Suelen alimentarse además con la corteza de árboles, como soplillo y almácigo, raíces, tubérculos y frutas.


Sandalio nunca ha pensado en vender ninguna de sus jutias, es una práctica vedada. En ocasiones ha regalado algunos ejemplares para ser utilizados con fines terapéuticos pues su carne resulta en extremo saludable.

La jutía conga es la especie más conocida en nuestro país y también la de mayor tamaño. Su hábitat natural, distribuido en casi todas las zonas de la Isla, se localiza mayormente en las cuevas, entre las raíces de las plantas.

El período de gestación dura de tres a cuatro meses. Pueden tener más de un parto anualmente, con un máximo de cuatro hijos. Las jutías de Sandalio, se reproducen dos veces en el año, con un promedio de 30 nacimientos cada seis meses y nunca exceden los tres ejemplares.
El eterno ir y venir de las jutías por el patio, sus horarios de comida y descanso y también la llegada de nuevos integrantes a la colonia, son de las mayores satisfacciones que durante más de 10 años ha acumulado Sandalio y que reconfortan el espíritu humano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s