Consultorios del médico de la familia: cambios necesarios

El programa del médico de la familia se rescata actualmente con nuevas dimensiones y estrategias. Sin embargo subsisten problemáticas objetivas y subjetivas que atentan contra su buen funcionamiento.

Los consultorios del médico de la familia constituyen un programa esencial en la atención primaria de salud en Cuba. Sin embargo su funcionamiento ha pasado por múltiples variantes y hoy no gozan de total aceptación entre la población.

Las razones están ligadas a múltiples factores que van desde la inestabilidad en el servicio, los horarios, la ausencia de personal calificado y el trato con los pacientes. Si bien en los últimos tiempos se ha hecho un mayor esfuerzo por solucionar estas problemáticas, muchas aún continúan.

A esto se suma las pésimas condiciones estructurales de la mayoría de los locales que acogen hoy a los consultorios médicos. En su mayoría se corresponden con locales readaptados que no cumplen con los requisitos indispensables para brindar un servicio de calidad. La falta de iluminación y agua, filtraciones, la carencia o el mal estado del mobiliario y de la carpintería sobresalen entre las  dificultades.

La Dra. Martha Nelia Quintana, Jefa del Departamento de  Atención Primaria en la Dirección de Salud pública en Matanzas asegura que un consultorio que no disponga de agua, evidentemente no puede brindar un buen servicio, dónde no haya pesa tampoco hay buen servicio. “Esto lleva al traste  con la calidad. Eso independientemente del trato médico y la conducción del proceso.”

Con el objetivo de mitigar estas dificultades existe un programa de reparación que se extiende hasta el 2012, fecha en que deberán concluir las labores y con ello mejorar la imagen y servicio de los consultorios. Médicos, enfermeras y pacientes esperan con ansias el cambio que, de concretarse contribuirá a validar el prestigio de la salud pública en Matanzas. 

La directiva asegura que existen 288 consultorios en la provincia que han sido reparados ya. “Hemos priorizado el Plan Turquino, los municipios Limonar, Cárdenas, este último despertó a última hora y tiene un nivel de organización y de control en este sentido. Otros municipios están menos adelantados como es el caso de Los Arabos, el municipio Matanzas– como es uno de los más grandes  y dónde más consultorios hay no ha fluido bien el proceso.

No cabe duda que todos sí se van a reparar antes de que concluya el 2012. Desde el punto de vista de mobiliario y medios de trabajo, también ha existido una proyección para que todos los consultorios tengan lo mínimo para poder trabajar aunque existe todavía, sobre todo en el municipio Matanzas un déficit del mobiliario clínico (pesas para adultos, bebés, infantómetro tallímetro). 

Claro, no todo es negativo pues los buenos ejemplos aún existen. En este sentido vale destacar el funcionamiento de otro grupo de consultorios de los conocidos como tradicionales que mantienen una imagen totalmente diferente, en buena medida gracias a la preocupación y gestión de su equipo de trabajo. Allí el ambiente es totalmente diferente lo cual repercute directamente en la calidad de la atención y la satisfacción de los pacientes. Ejemplos como estos deberían ser mayoría peor no basta sólo con querer, hace falta también un poco de intencionalidad a la hora de elegir las prioridades y garantizar salud y calidad de vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s