Las malas pasadas de la vida

Hace meses que no me siento a escribir. Mi vida a dado un vuelco de 360 grados desde febrero último. El nacimiento de mi hija Lena y la enfermedad de mi padre me han mantenido alejada de estas páginas, aún sin quererlo. Más  cuando ya no tengo a mi padre a mi lado. Su enfermedad no tuvo cura y desde hace poco más de un mes dejó de estar con nosotros.

Justamente una mala pasada. Y de las peores diría yo. El dolor no desaparece aún, duele, y tanto, que oprime el pecho. Una mala pasada pues no hizo caso en el momento oportuno y no dejó de fumar. No oyó nuestros consejos y tampoco acudió al médico. Y eso desencadenó luego todo el dolor y sufrimiento de estos 8 meses.

Descargo un poco toda mi ira, mi impotencia de no poder hacer nada   ni antes ni ahora. Se me fue como un suspiro y aún no lo creo. Tan loca es la vida, tan poca cosa.

Sólo me queda el recuerdo, las imágenes, la risa y el llanto, la vida y la muerte, la alegría y la oscuridad, la risa y el llanto. Todo se mezcla y a la vez se separa. Quede en paz donde quiera que esté mi padre y lleguen estas líneas como regalo divino a su existencia y también como justo agradecimiento a tanto y tanto cariño para conmigo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s