Uniforme escolar: ¿rompiendo reglas?

 

uniformeAceptado por muchos, criticado por otros, el uniforme escolar forma parte indiscutible de la etapa estudiantil de todo joven. Claro, siempre de una manera distinta y muchas veces en contraposición a las normas establecidas.

El uniforme escolar se emplea para identificar y unificar diferentes grupos de estudiantes según la enseñanza. En Cuba, por ejemplo, los colores definen a esta prensa de vestir. Rojo si se trata de la primaria, amarillo para la secundaria, azul cuando llegamos al preuniversitario, carmelita para la enseñanza técnica y verde en el caso de las escuelas militares.

Sin embargo, los nuevos tiempos, han ido restando un poco de seriedad al tema del uniforme y cada día somos testigos de más y más modificaciones en la manera de llevarlo. Esto, además de deformarlos los hacen lucir desagradables a la vista. Todo por seguir las tendencias de la moda y desafiar las normas.

Y es que con frecuencia vemos en las calles muchachas y muchachos que lejos de lucir con frescura la ropa que los distingue como escolares, terminan metidos en una especie de armazón. De ahí que sean  excesivamente pelvianos; sumamente ceñidos, o exageradamente anchos y cortos.

Pero ¿a qué se debe esto? ¿De dónde surgen las influencias? En parte, la música y los medios de comunicación masivos son responsables pues marcan pautas en el modo de vestir de los más jóvenes. De ahí que los muchachos modifiquen las formas de usar el uniforme o incorporen accesorios ajenos al reglamento establecido.

Además hay un aspecto en el que nadie piensa y es en la vida útil de los uniformes. ¿Qué pasará con esa ropa si, como es como es natural, los jóvenes crecen, aumentan o disminuyen de peso? Sencillamente no servirá para más. Entonces ahí comienza un nuevo tormento para los años venideros.

Claro, todavía existen quienes prefieren usar esta prenda de manera correcta, aunque en menor escala. Para esos, el uniforme no ha perdido su magia y continúa siendo una prenda que indica sentido de pertenencia y hasta cierta distinción.

El uniforme escolar constituye prácticamente un medio de comunicación, pro tanto no debe considerarse como algo opulento. Por el contrario debe ser práctico, sobrio y sencillo. No se trata de dejar de adaptarlo a las características físicas de cada quien, sino evitar caer en  exageraciones que empañen su verdadera función de unificar e identificar a los estudiantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s