Nobles y pillos

solidaridad

En nuestro paso por la vida encontramos de todo un poco: personas nobles, esforzadas, ambiciosas y otras con un poco más de malicia. Sobre estos contrastes y la búsqueda de un punto medio estaremos hablando hoy.

Para muchos, la etapa de la adolescencia resulta en extremo contradictoria pues se perfilan muchísimos matices en la personalidad, sobre todo a la hora de tomar decisiones. No todos encuentran el mejor camino y se debaten entre posiciones sabias y otras más atrevidas.  

Los más moderados optan por un comportamiento acorde a las exigencias de su edad, pero sin transgredir las reglas básicas de educación y comunicación. A esos, muchos insisten en ponerles el cartelito de “nobles”  por su forma de proyectarse. ¡Cómo si fuera un delito ayudar a alguien a seguir el camino correcto o hacer una buena acción!

Otros no son tan receptivos y denotan malicia a la hora de actuar, tomar decisiones o simplemente inmiscuirse en algún asunto. ¿Por qué ser así? ¿Acaso ayuda en algo esta forma de manifestarse? Quizás ni se den cuenta pero lejos de beneficiar puede llegar a perjudicar.

Variantes de nobles y pillos podemos encontrar cada día, en cualquier sitio. Lo mismo puede ser en la escuela, el barrio o la propia familia. La manera de actuar y de conducirse con los demás es la que marca la diferencia entre ambas posiciones. ¿Y tú, en que perfil encajas?

La inmadurez y la falta de experiencia pueden ser la clave en este asunto. Pero como dice  el refrán: nadie escarmienta por cabeza ajena. Y eso es también parte de la juventud: equivocarse y saber rectificar a tiempo para buscar una solución a los problemas.

Y es que actuar con malicia o picardía no puede ser la clave del éxito pues implica el riesgo de perderlo todo. Claro, tampoco se puede ser tan ingenuo y acatar todo sin mirar un poco más allá de nuestras narices. La mejor solución es pensar bien las cosas antes de hacerlas. Por eso, vale mucho arrimarse a personas que puedan brindarnos un consejo oportuno o su mano amiga.

Entre nobles y pillos se mueven los hilos de la vida. Sólo debemos buscar el equilibrio entre ambas posturas para no caer en los extremos y siempre mantener una conducta acertada que nos permita decidir con claridad y ayudar a los demás a conseguir sus sueños de futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s