Ayuda en el hogar: tarea pendiente

 

tareas-hogar-1Compartir roles y tareas en el hogar debe formar parte de la educación  que recibimos desde pequeños. Ello repercute en la formación futura y nos ayuda a ser mejores personas.

Colaborar  en las tareas cotidianas del hogar y tener responsabilidades debe y puede convertirse en una constante para todos los jóvenes. No importa cuan pequeña o grande sea la ayuda. Lo importante es aportar nuestro granito de arena.

Claro está, para muchos, el tema no se encuentra en el centro de sus prioridades y no le conceden la importancia que realmente tiene.  Prefieren emplear su tiempo libre en algo “mas divertido” como practicar deportes, ir a una disco o sentarse frente a una computadora,  que estar en la casa  trabajando en cosas aburridas. Sin embargo, la familiarización con todo lo que acontece en la casa resulta determinante para el futuro. 

No quiere decir que sea una actitud generalizada pero si muy de moda hoy en día. La responsabilidad de esto recae, en parte, sobre la familia y la formación que sea capaz de brindar a los más jóvenes. Muchas veces,  los propios padres son quienes alejan a los hijos de esta formación y quedan como simples observadores . Los amigos no se quedan detrás y sus influencias también repercuten en los modos de actuar en casa.

En esto también repercute las posturas machistas que rigen nuestra sociedad. De ahí que por regla general sean las muchachas las que más se vinculen a las tareas del hogar y los varones  queden reservados para las fiestas, las novias y el sano esparcimiento. Un tanto discutible estos criterios, ¿no crees?

 Lo cierto es que nada importa el sexo o la edad si de ayudar en el hogar se trata. Lo principal es crear el hábito y así aliviar un poco a nuestros padres y abuelos de la carga que representa la atención de una casa. Una mano siempre es bienvenida.

Y es que las cosas no caen del cielo. ¿Cómo afrontar la adultez con responsabilidad y madurez si de  jóvenes no aprendimos nada? Lo mejor entonces es insertarnos en las prácticas cotidianas de la casa, brindar nuestro apoyo, ser parte activa en cada momento necesario y no esperar a que los padres pidan ayuda.

Es indispensable unirse en el empeño de inculcar a los jóvenes el sentido del deber y la responsabilidad mediante algo tan sencillo como la ayuda en las tareas cotidianas de la casa. Quizás ahora muchos no lo entiendan pero lo agradecerán en un futuro, cuando sean ellos los encargados de llevar las riendas de un hogar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s