Acuicultura en Matanzas, resultados desde la ciencia

 

acuicultura-cubana2La acuicultura en Cuba ha logrado importantes resultados en los últimos años gracias al empeño cotidiano de pescadores, técnicos y obreros. La provincia de Matanzas se inserta en la actividad e incrementa paulatinamente las producciones de peces de agua dulce. 

Los resultados finales de la acuicultura dependen en buena medida, del desarrollo adecuado de las campañas de alevinaje. En Matanzas la Unidad Empresarial de Base del municipio de Calimete resulta destacada entre las de su tipo en la provincia.

El proceso de desove comienza con la formación de ovulaciones en los reproductores. Cuando se aleja la etapa de frío, las temperaturas se elevan y aparecen las formaciones en los peces. A partir de ese momento, los muestreos se realizan de manera periódica para comprobar mediante el tacto la presencia de óvulos, además del peso y la talla.

El trabajo conjunto de criadores y técnicos es fundamental para determinar cuando los peces deben pasar a la fase de reproducción.

Durante esta etapa del proceso de alevinaje, los requerimientos varían en dependencia de las especies de agua dulce  que se reproducen en la unidad.  

En el caso de las tilapias,  primero se colocan a los machos en las piscinas aproximadamente durante 48 horas. Pasado este periodo de tiempo, se introducen a las reproductoras las cuales rebasan los 200 ejemplares. A partir de ese momento comienza el apareamiento, los machos realizan el cortejo y las hembras desovan con posterioridad.

La reproducción de los ciprínidos ocurre  de manera artificial y con la ayuda de técnicos y especialistas de la unidad de alevinaje.  Ellos determinan el momento idóneo para trasladar a los peces a la sala de incubación.

Una vez allí, los peces se someten a la inoculación de hormonas. Este procedimiento activa la ovulación y permite a los técnicos realizar el desove de manera manual, con el propósito de mezclar  óvulos y espermatozoides y luego  trasladarlos a la incubadora.   

Durante esta etapa, el trabajo de los técnicos se incrementa considerablemente. Las acciones van desde el proceso de vitalidad de los reproductores, la oxigenación de las hembras y la observación microscópica de los huevos.  

El nacimiento de las larvas se produce  aproximadamente 24 horas después del desove pero deben permanecer en la incubadora por más 72 horas.

Cada incubadora contiene de 7 a 10 millones de larvas, con un promedio de supervivencia que rebasa el 80 %.  Una vez que sobrepasan los 6 gramos, los alevines se venden a las diferentes unidades de ceba del territorio y a otras empresas del país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s