Con los pies sobre la tierra

 

campoLa agricultura constituye hoy un sector priorizado en el país por su importancia en la producción de alimentos. De ahí la necesidad de contar con manos jóvenes y preparadas para trabajar la tierra y hacerla germinar. Te propongo acercarnos al tema.

La fuerza joven y calificada escasea actualmente en los campos de Cuba, ya sea vinculada de manera directa a la producción o dando asesoramiento técnico y profesional. Por eso, el país ha puesto su empeño en incentivar el estudio de carreras afines a este perfil aunque los resultados aún no son los esperados.   

Muchos se resisten a dar el paso definitivo hacia las carreras agropecuarias. El rechazo pasa por varias aristas. Desde los propios jóvenes que ven la agricultura como una ocupación menor, poco remunerada y de mucho trabajo hasta la desaprobación absoluta de padres y amigos. Sin embargo, nada más lejos de la verdad.

Otros aspectos también ensombrecen la aceptación de estas especialidades, sobre todo en los Institutos Politécnicos Agropecuarios. El mal estado constructivo de las instalaciones, la escasez de bibliografía, equipos y medios de trabajo para desarrollar las prácticas en el centro y el insuficiente apoyo de las instituciones lejos de promocionar el respeto, el conocimiento y apego a la tierra, sólo estimulan el rechazo y la deserción.

Si realmente se quiere redimensionar la agricultura en aras de producir los alimentos necesarios, es indispensable entender la importancia de la formación de técnicos y profesionales competentes  y poner en ello todo el empeño con la celeridad que se requiere.

Claro, no se puede descuidar tampoco la orientación vocacional de los jóvenes hacia este tipo de especialidades, de manera que se conjuguen las necesidades con las inclinaciones de los jóvenes. No se trata sólo de completar matrículas sino de contar con alumnos realmente interesados en el mundo de la agronomía. De ello depende incentivar el amor por la tierra y lograr mejores resultados productivos.

Y es que trabajar la tierra ennoblece al hombre, lo hace grande y mejor, sobre todo en los tiempos actuales, dónde se hace necesario reforzar valores esenciales como la laboriosidad. ¿Si no existen manos preparadas para hacer germinar los surcos, cómo sobrevivir entonces?

La tierra es una fuente inagotable de riquezas. Sólo hay que conocer sus secretos para hacerla germinar. Para eso nada mejor que contar con jóvenes preparados, entusiastas y trabajadores que pongan  todo su empeño en lograr que del surco, siempre germinen frutos. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s